borralo_img.png

¿Cómo puedes borrar el ciberbullying?

Si te sientes agredid@ por un mensaje, comentario, imagen o foto que se publica en cualquiera de los medios que utilizas para interactuar o comunicarte por Internet, sal de ese espacio ya sea desconectándote, navegando por otra página o incluso bloqueando el acceso de la otra persona. Haciéndolo así, directamente, con la opción de “bloquear” o “borrar”.

Considera la posibilidad de bloquear o filtrar todos los mensajes que recibas. Muchos programas de correo electrónico tienen un sistema de filtros. También se puede bloquear cualquier chat colectivo y puedes incluso activar la opción “bloquear la dirección de IP” en tu blog o sitio web si alguien publica mensajes violentos continuamente.

Si tus búsquedas de internet revelan que quien te acosa está publicando información dañina sobre ti en otros espacios en línea, presenta una queja o denuncia en la misma plataforma que usas. Tienes que decir que para ti se trata de una situación de acoso en línea y solicitar el bloqueo del IP del contacto o la eliminación de sus comentarios; también puedes decirle a la persona que si no se detiene será bloqueada y reportada por la propia plataforma.

Si recibes solicitudes de un contacto que no deseas, dile claramente que no te contacte más y avísale que si insistelo denunciarás a la policía. Documenta todos los contactos que consideres y desees tener para que puedas identificar cualquier agresión, venga de quien venga. El acoso cibernético es común incluso entre “amig@s” o familiares, así que adviérteles también que puedes denunciarlos.

Sí insiste, guarda todos los mensajes, comentarios, imágenes o fotos que te haya enviado y guárdalas como prueba. No edites ni alteres nada. Intenta usar impresiones de pantalla, sobre todo si el acoso ocurre en tiempo real.

Si el acoso continúa o aumenta luego de haberle pedido a la persona que se detenga, comunícate con el proveedor de servicios de internet. La mayoría de las plataformas tienen políticas que prohíben claramente el uso de sus servicios para violentar a otra persona. En muchos casos pueden frenar una conducta de violencia contactándose directamente con la persona o cerrando su cuenta.

Si recibes correos violentos o acosadores, identifica el dominio (lo que va luego del signo “@”) y comunícate con el proveedor del servicio. La mayoría de estos servidores una dirección de correo del tipo abuso @nombrededominio o postmaster@nombrededominio que se puede usar para presentar quejas.

Si el proveedor tiene un sitio web, busca información sobre cómo realizar una denuncia. Haz un seguimiento para asegurarte de que se están tomando cartas en el asunto y mantén una comunicación constante con él.

Pide al proveedor que te ayude bloqueando el acceso del acosador a ti y considera la posibilidad de cambiar de servicio si ignoran tu pedido o si no tienen políticas para contrarrestar este tipo de prácticas.