checalo_img.png

/

Daños a las víctimas

Emocionalmente de manera inmediata a las víctimas. El ataque constante, con ofensas, amenazas o insultos, también afecta la salud de la víctima; no puede dormir, tiene pesadillas y terrores nocturnos (principalmente en menores de edad).

Cuando el daño emocional es mucho puede llegar a desencadenarse algún problema físico, como gastritis o presión arterial elevada. Hay ocasiones en que esa vulnerabilidad emocional puede llevar a la personas a un intento de suicidio.

¡Peligro!

El anonimato, la no percepción directa e inmediata del daño causado y la adopción de roles imaginarios convierten al ciberbullying en un problema de graves consecuencias.

Platícalo y denuncia 

Lo recomendable es que, cuando inicia el acoso, se le comunique a una persona que pueda ayudar a detenerlo, un profesor o los padres de familia, a fin de adoptar las medidas oportunas que van desde el retiro del acceso a Internet, si se trata de un menor, como la denuncia ante las autoridades competentes.

En nuestro país existen protocolos de actuación ante caso de ciberbullying, en los cuales se coordinan diferentes autoridades para identificar al agresor y aplicar medidas disuasorias. En caso de que la agresión persista, se pueden instrumentar otras medidas de tipo penal que pueden llevar incluso al encarcelamiento del agresor.

La sintomatología ciberbullying

Cuando el acoso se detecta pronto siempre habrá mejores formas de enfrentarlo, sus efectos serán menores y el proceso de recuperación será más rápido y efectivo. Se evitarán reacciones como síntomas crónicos que desencadenen en trastornos psicológicos, los más difíciles de superar:

  • Comportamiento esquivo y errático
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Cansancio excesivo
  • Conductas introvertidas
  • Aislamiento social
  • Reducción del rendimiento escolar

Cuanto más tiempo se esté expuesto al ciberbullying, más graves serán las consecuencias:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Ira
  • Desánimo

Si el acoso trastoca la vida privada de una persona, la afectación va directo a las relaciones sociales, tanto en la familia como con los compañeros de clase, aunque el daño se refleja principalmente en el comportamiento de la víctima: 

  • Falta de interés
  • Fatiga excesiva
  • Bajo rendimiento
  • Baja autoestima
  • Sentimiento de indefensión o de culpa

Si el acoso se mantiene por un tiempo prolongado, estos síntomas pueden traducirse en enfermedades:

  • Dolores tensionales
  • Trastornos de depresión mayor
  • Estrés postraumático